Guerrero Pacifico

ezgif.com-gif-maker (14)

Enjuiciarte y la Autoestima ¿Vivo la realidad que soñé o me encamino a cumplir expectativas de otros?

A lo largo de nuestras vidas, nuestra personalidad y percepción del mundo se va moldeando por una diversidad de factores como las condiciones de nuestro entorno y la manera como nos relacionamos con los que nos rodean. 

Este segundo aspecto es sumamente importante pues somos seres sociables por naturaleza y nos tenemos que relacionar con otros, sentirnos que somos parte de algo y que contamos con la aprobación de aquellos que son importantes para nosotros, como lo ha establecido Maslow en su pirámide de las Necesidades; la necesidad de “Pertenencia”.

Estas relaciones pueden llevarnos a una espiral de expectativas propias o ajenas que pueden ser nocivas si no las moldeamos de manera consciente, realista y responsable. Es decir, si no alcanzamos lo que los demás o nosotros mismos esperamos lograr en determinado plazo, eso puede afectar nuestra autoestima.

Uno de los aspectos donde más se refleja esto es en el trabajo, tal vez tú te hayas hecho o te estés haciendo alguna de estas preguntas ahora mismo

¿Hoy en día estoy donde hace años pensé que estaría

¿Me siento satisfechorealizado motivado

¿He cumplido con las expectativas que mi familia amigos podrían tener de mí? ¿Debería hacerlo? 

¿Estoy dando lo mejor de mí y recibiendo el reconocimiento que merezco?

Antes que todo, hay que tener algo muy claro: Si no nos tenemos a nosotros mismos en un buen concepto, si no confiamos en nuestras aptitudes y fortalezas, los demás no lo van a hacer y nos vamos a sentir limitados, frustrados, estancados y deprimidos. 

Además de esto sería importante evaluar nuestro nivel de creencias y evaluar si esas preguntas nos dan creencias limitantes o potenciadoras.

Hay que entender que no es que no estemos a la altura de ciertos desafíos, sino que tal vez debemos prepararnos más para enfrentarlos. Seguramente te ha pasado que en algún momento de tu vida algún reto te robaba el sueño por las noches y te preocupaba, pero con el pasar de los años aprendes a resolverlo hasta con los ojos cerrados. El tiempo y la preparación nos dan experiencia. 

Hay que encontrar los momentos apropiados para enfrentar cada desafío, apoyarnos con todas las herramientas y recursos de los que podamos disponer y encontrar una armonía en el proceso. Esta armonía se consigue con un balance entre el sacrificio y las recompensas. Un ejemplo es: “Voy a dedicar toda mi semana a trabajar muy duro y avanzar en este proyecto, pero el fin de semana lo dedicaré enteramente a mi familia y amigos. A relajarme y hacer cosas que me gustan”.

Aun así, si no llegamos a cumplir con los desafíos que nos planteamos, diversos estudios sobre Mindfulness han indicado que resultado que enjuiciarte por haber o no haber hecho algono contribuye a mejorar en el futuro. Lo que sí lo hace, es tomar conciencia de las áreas de mejora, con gentileza (Como si se lo estuvieras diciendo a tu mejor amigo) y a partir de ahí, plantearte cambios.

Otra cosa que hay que entender es que nuestro papel en la vida no es satisfacer los deseos o expectativas de los demás, incluso de nuestros seres más amados. Nuestras metas deben ir acorde a nuestros deseos, (Retomando la pirámide de Maslow, te recuerdo que detrás de cada deseo, hay una necesidad no cumplida) aquello que nos hace felices y en lo que queremos emplear nuestro tiempo y dedicar nuestra vida. Si los demás no nos valoran, hay que valorarnos nosotros mismos y ser nuestra prioridad.

Para complementar, hay que encontrar maneras sanas de lidiar con la ansiedad y el miedo al futuro. Tener más de algo no siempre es mejor, No definir nuestra felicidad o satisfacción sólo mediante algo rígido y frío como números o cantidades, objetivos materiales. 

Trata de confiar en tus talentos, nadie te conoce mejor que tú misma o tú mismo. Respétate confía en que puedes lograr lo que quieres si te preparas de la manera adecuada, dedícale tiempo a esa preparación. 

El dos mil veinte ha sido un año muy singular. Nos ha llevado por un carrusel de emociones y sensaciones y por lo mismo, es una excelente oportunidad de replantearnos nuestro camino.

Si tú quieres transitar por el sendero del equilibrio, tranquilidad, satisfacción, paz y trabajo, contáctanos hoy y agenda una sesión de coaching gratis. Queremos conocerte, que nos conozcas, que sepas que nuestro propósito es acompañarte en un proceso que va a dirigir tu vida por una vía más sana. 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *